Orígenes:

El 25 de Agosto de 1906 en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires se crea una Comisión de Homenaje al fallecido ex presidente de la República Argentina, Carlos Pellegrini. Dicha Comisión tiene como objeto recaudar fondos para erigir un Monumento a la memoria de aquél, pero al sobrepasar las expectativas, deciden fundar un colegio.

El 10 de septiembre de 1906 Ernesto Tornquist firma el acta de fundación y la cesión.

El monto de lo recaudado asciende a los 394.365,71 pesos moneda nacional. El 20 de Mayo de 1907 la Comisión, que se reunía en el Banco Tornquist (calle Mitre 531, Capital Federal ), estaba compuesta por Norberto Quirno Costa, Santiago Brian, Eichet, Lidoro Avellaneda, Paul Grousac, Ernesto Tornquist y Enrique Berduc, entre otros, quienes formaron un Consejo de Administración con facultades para elaborar planes de estudio y un Reglamento para el futuro colegio, dictándose el 5 de Junio del mismo año por el Ejecutivo un decreto con el Estatuto y la personería jurídica (firmado por Figueroa Alcorta y Florentina Barros).

Donación de tierras:

El 14 de Octubre de 1907, ante el Escribano Platero (folio 132, Nº 49936 1927) se firma la escritura de la primer fracción de 38 ha comprada a Alberto Del Solar, casado con Felicia Dorrego de Del Solar, lindantes con Alberto Del Solar, al Suroeste con Patiño y al Noroeste con el camino Escobar-Pilar; y de la segunda fracción, de 32 ha, donada por Alberto Del Solar, (aceptando su cónyuge Felicia Dorrego de Del Solar la donación), lindando con Ana María Henández de Morales. La donación tenía el propósito de donar el predio para crear una escuela agropecuaria en la zona, tal era su principal actividad. La donación de tierras se aceptó por la ley 7446 del 30 de Septiembre de 1910. Por esa ley el Estado Nacional acepta la donación y también: 1) Conservar siempre el nombre del Colegio y el Plan de Estudios. 2) 400.000 $ moneda nacional para terminarlo y,      3) en un plazo de 3 años para terminar de instalarlo.

Construcción del edificio:

En 1907 se inicia la construcción de los edificios, comenzando por el Pabellón Gral. San Martín ( el central ), El primer Director, Cecilio E. Newton, fue quien proyectó el edificio e instalaciones, así como los planes de estudio. Dos construcciones se erigen hacia los costados, donde originariamente dormían

los alumnos ( internos ). Además se construyó un edificio para la usina eléctrica, bombeadores para la provisión de agua.

Los muebles, materiales de construcción y demás enceres llegaron en un barco, el Highland Watch, vapor que zarpó de Liverpool, siendo especialmente encargados para este colegio. También se embarcaron de Hamburgo los pupitres, cubiertos, vajilla con monograma y otros elementos de laboratorio.

En 1918 se plantó la hermosa arboleda que rodea al edificio y adorna los parques, a cuyo efecto fueron traídos especialmente del Jardín Botánico de Capital Federal, destacándose eucaliptus, plátanos, cedros, araucarias.

Los muebles, vajilla, elementos didácticos y de laboratorio se trajeron de Europa. El Gabinete de Química, de Física, el Laboratorio y la Biblioteca demuestran la calidad y origen de dichos elementos.

El Reloj de la Regencia también posee su excelencia, además en 1932 lo preparó Adonis Cormery para que anunciara automáticamente las entradas y salidas a clase.

La calidad de la construcción del edificio resalta con su puerta de entrada, sus vitraux, los pisos, postigos, picaportes, las celosías de bronce, la baranda de la escalera, sus pisos de pinotea, el techo de madera.

Destinos del Colegio:

Reafirmando lo antedicho, el Colegio se creó como una escuela agropecuaria, con característica de internado – pensionado, donde cada alumno pagaba su mensualidad. En 1910 funciona como Instituto privado, con muy pocos alumnos.

El 29 de Agosto de 1912 se nacionalizó, siendo su primer Director Don Cecilio Nexton, oriundo de San Luis.

El 7 de Febrero de 1916 fue intervenido porque “ carecía aún de espíritu argentino en el sentido amplio de la palabra “, no satisfacía al Ministerio de Instrucción Pública. El 10 de Julio del mismo año, siendo ministro Carlos

Saavedra Lamas, encarga a Manuel de Antequeda la reorganización del Instituto.

En 1930 fue cerrado, reabriéndose en 1931 en dependencia de la Sociedad de Beneficiencia de la Capital, construyéndose la pileta de natación y orientando la enseñanza a tres especialidades: Agronomía, Comercio y Mecánica.

En 1932 fue clausurado definitivamente, entregándose en posesión al Patronato de Menores, no ya como colegio nacional sino como Internado de Enseñanza Secundaria especializada, siendo Felipe Giana su Director, bautizando así a la Biblioteca.

En Enero de 1945 la Secretaría de Trabajo lo transfiere a la órbita de la Dirección de Menores.

En 1958 se forma la Carrera de Técnicos, y a partir de entonces sufre continuas aperturas y clausuras: en 1959 se vuelve a abrir especializado en Mecánica y Construcciones; en 1969 se cierra; reabriéndose en 1974.

En 1982 se desactiva como unidad de internación, y en 1995 se cierra. En este período fueron directores Landoni, Diego Robles y Graciela Iribarren.

En el año 2000 se realizó una muestra Estilo Pilar para intentar su puesta en valor pero lamentablemente un incendio en enero del 2002 provocó graves daños.

La Directora María Luisa Temprano de Grandi, quien desde su asunción luchó por devolverlo a su funcionamiento completo, otorgó en préstamo numerosos recuerdos al Museo Lorenzo López.

Durante la gestión del Intendente Humberto Zúcaro se realizó un convenio para la instalación de la sede de la Facultad de Ciencias Económicas de la U.B.A. y en 2017, bajo la gestión de Nicolás Ducoté, la Secretaría de Educación Municipal tiene su sede en el mismo.

Hefaistos y Hermes:

Hefaistos y Hermes es el nombre con que los alumnos llamaron a su revista, editada en 1962 conmemorando las bodas de oro del Instituto. Hefaistos, el dios griego herrero, símbolo del trabajo fecundo, la industria; y Hermes, el dios del comercio. Esos fueron los representantes del espíritu del Instituto, en cuyas paredes numerosas placas recuerdan a tantos egresados que se identifican con el espíritu que el colegio les forjó.

Recientemente los exalumnos se reunieron en un locro, juntos entonaron el Himno al Colegio “ Carlos Pellegrini “  y revivieron momentos inolvidables.

Una placa recuerda a los Primeros Peritos Mercantiles: Boër, Aureliano; Dato, Oscar; Godoy, Héctor; Goicoechea, Federico; Gonzalez, Asunción; Seroni, Norberto; Zuco, Carlos; Rivadeneira, Héctor.

Serían innumerables y excesivo al presente propósito, recordar a los exalumnos, los cuales están en contacto entre sí, pero para muestra  de la calidad educativa del Pellegrini sólo vale observar las medallas, copas y trofeos que engalanan la vitrina de la entrada, o admirar las fotografías de los atletas y gimnastas, o contemplar las instantáneas de los talleres de carpintería, herrería y mecánica.

 

 

 

¡Conectate con Pilar!

Conectate